La Piedad de Miguel Ángel

El 26 de agosto de 1498 se firmó el contrato entre el cardenal Jean Villiers, religioso benedictino y embajador del rey de Francia ante la Santa Sede, y un joven de 24 años  llamado Miguel Ángel Buonarroti para la realización de una obra escultórica sobre el tema de la Piedad. Por el trabajo cobraría 450 ducados de oro y tendría la obligación de terminar la obra escultórica en menos de un año. Miguel Ángel la terminaría dos días antes de cumplirse el plazo.

Retrato de Miguel Ángel Buonarroti

Miguel Ángel fue personalmente a las canteras de los Alpes Apuanos de la Toscana en busca del bloque de mármol más apropiado para realizar su obra, pues quería realizarla en un único bloque, no teniendo que unir varios de ellos.

Canteras de los Alpes Apuanos, Toscana

Miguel Ángel se dedicó a cultivar con gran maestría todas las bellas Artes a lo largo de su vida, tales como la arquitectura, la pintura y la poesía, pero siempre se definió a sí mismo como escultor. Él entiende la escultura de una forma muy particular: dentro de los bloques de piedra se encuentra contenida toda la Naturaleza, sólo hay que ir despojándolos de la materia pétrea sobrante para obtener la obra soñada.

No tiene el gran artista ni un concepto
que el mármol en sí no circunscriba
en su exceso, mas solo a tal arriba
la mano que obedece al intelecto.
El mal que huyo y el bien que prometo,
en ti, señora hermosa, divina, altiva,
igual se esconde; y porque más no viva,
contrario tengo el arte al deseado efecto.
No tiene, pues, Amor ni tu belleza
o dureza o fortuna o gran desvío
la culpa de mi mal, destino o suerte;
si en tu corazón muerte y piedad
llevas al tiempo, el bajo ingenio mío
no sabe, ardiendo, sino sacar de ahí muerte.

Soneto de Miguel Ángel

Miguel Ángel consigue visionar con los ojos del artista las formas encerradas en la piedra, en el caso de la Piedad, ve a la Virgen María sujetando en sus brazos el cuerpo inerte de su hijo Jesucristo al poco de su desprendimiento de la cruz.

La Piedad de Miguel Ángel

Se trata de un conjunto escultórico de bulto redondo, es decir, se le puede admirar desde todos los ángulos, aunque su punto de vista principal es el frontal. Es de composición triangular y de una serenidad características del clasicismo. Las dimensiones finales de la Piedad son de 174 cm por 195 cm.

Composición de La Piedad de Miguel Ángel

En la Piedad predominan tres armonías de contraste:

  • Primera armonía: Los pliegues curvilíneos y angulados de la túnica de la Virgen María se contraponen a los ejes quebrados del cuerpo de Jesús.
  • Segunda armonía: Los pliegues de la túnica de la Virgen María con oquedades forman contrastes de claroscuro que se contraponen a las superficies claras y lisas del cuerpo de Jesús expresados con la técnica del sfumato (difuminado)
  • Tercera armonía: El brazo derecho de Jesús cae inerte en contraposición al brazo izquierdo de la Virgen María, que está lleno de vida y de compasión hacia su hijo muerto.

La Piedad de Miguel Ángel

Nos puede sorprender  la juventud de la Virgen María respecto a la edad que de su hijo, Jesús, si admiramos la obra con espíritu realista en vez de con los ojos idealizados propios del renacimiento, que pretenden representar el ideal de belleza y pureza que transmite la juventud, mostrarnos a una Virgen María eternamente joven, pura y bella. Algunos autores afirman que le preguntaron al propio Miguel Ángel el porqué de una Virgen María tan joven y que él les respondió:

“Las personas enamoradas de Dios no envejecen nunca”.

La Piedad de Miguel Ángel

Es la única obra que firmó Miguel Ángel en toda su vida: a cincel en la cinta que cruza el pecho de la Virgen puede leerse «Michael A[n]gelus Bonarotus Florent[inus] Facieba[t]» («Miguel Ángel Buonarroti, florentino, lo hizo»). Una hipótesis explica este hecho por las dudas de ciertas personas acerca de la imposibilidad de que un artista de tan corta edad pudiera ser el autor de una obra tan magnífica; al enterarse Miguel Ángel de tales rumores, en un ataque de furia, habría cincelado su nombre en la imagen para despejar cualquier tipo de duda.

Firma de Miguel Ángel en la Piedad.

El 21 de mayo de 1972 -día de Pentecostés- un perturbado mental golpeó la estatua con un martillo en quince ocasiones, mientras gritaba ¡Yo soy Jesucristo resucitado de entre los muertos!. Aunque fue rápidamente reducido y detenido, la obra sufrió graves daños, especialmente la figura de la Virgen, a la que le rompió el brazo izquierdo y el codo, así como destruida prácticamente por completo la nariz y los párpados.

Daños producidos por el ataque

La reparación se hizo inmediatamente y, gracias a la gran cantidad de información gráfica de la obra, fue posible realizar una restauración muy fiel a la original. A causa de este grave percance, la Piedad está protegida desde entonces por un muro de vidrio especial a prueba de balas que no permite a los fieles admirarla de cerca como antaño. Se antepone su seguridad a su perfecta contemplación.

A continuación incluyo un vídeo con imágenes de la Piedad realizadas por el fotógrafo austriaco Robert Hupka,  fallecido en Nueva York en 2001. Recomiendo admirarlo en el silencio y la oscuridad, con el volumen de los altavoces encendido de forma suave para apreciar en toda su belleza la obra y sentir la llamada a la oración que es capaz de transmitir. Para los que prefieren controlar el ritmo de la imágenes, pueden descargarse este power point. Que disfruten con una de las más grandes obras del arte religioso.

Aprovechando la oportunidad que surgió cuando La Piedad fue transportada a la Exposición Universal de Nueva York en 1964, Robert Hupka le sacó fotos a color y en blanco y negro desde todas las posiciones (incluso aéreas) con lentes de 35 y 400 milímetros, a todas las horas del día y de la noche.

«Es una experiencia que no se puede describir con palabras: me encontraba ante el misterio de la auténtica grandeza».

Robert Hupka

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

About these ads

20 thoughts on “La Piedad de Miguel Ángel

  1. Pingback: En 80 días | El laberinto vaticano

  2. Creo que hace tiempo no me interesaba tanto en alguna obra, conocía esta pero nunca me había dedicado a leer sobre ella, y este documento es de rápida lectura y dice todo lo que uno necesita saber. de verdad es una maravillosa obra de arte…solo le falta hablar a María.
    Bueno yo igual debo hacer un trabajo sobre esto y me ha sido muy útil. gracias de verdad.

  3. Es la escultura mas bella que haya visto. tengo la fortuna de tener una litografia de ella,me la regalaron como una herencia que dejo mi abuelita cuando murio hace seis meses.la trajo de roma.
    la veo todos los dias y no dejo de sorprenderme y se me enchina la piel cada que la observo detenidamente.definitivamente creo que esta obra es patrimonio de la humanidad.me encanto lo que lei ant3eriormente.gracias por instruirnos al respecto. Atte. Marcela.

  4. “ LA PIETÁ” DE MIGUEL ÁNGEL

    Al golpe de tu mazo se estremece,
    de los Alpes , el marmóreo bloque;
    que solo espera que el cincel lo toque
    para vencer la sombra do adormece .

    En tanto, su blancura permanece,
    aguardando que el genio se desboque
    y a la piedra le reste con su choque
    lo que de piedra sobra y envilece .

    Quedando al descubierto alma piadosa
    que, en lágrimas de mármol, llora al hijo
    que entregó leyes del amor al hombre,

    grabó sobre la arena Cruz y Rosa,
    ató al cielo y la tierra en crucifijo,
    del Padre Celestial habló en el nombre .

    Reinaldo Bustillo Cuevas

    trinoelbrujo1934@hotmail.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s