Capilla de los Luises de Anibal Gonzalez

Hay arquitectos que van unidos a una ciudad. Son arquitectos que han realizado sus obras más importantes en una misma localidad, influyendo de tal manera en ella que han sido capaces de dotarla de una identidad propia. Por ejemplo, Antoni Gaudí y Barcelona. Si hablamos de Sevilla aparece sin duda el nombre del arquitecto Aníbal González (Sevilla, 10 de junio de 1876 – † Sevilla, 31 de mayo de 1929). Su obra brilla en la mayoría de los estilos arquitectónicos de su época: modernismo, regionalismo, neomudéjar, neogótico, etc.

Museo de Artes y Costumbres. Estilo neomudéjar (1914)

Museo de Artes y Costumbres. Estilo neomudéjar (1914)

“Ha sido un Don Juan de la arquitectura, porque tuvo amoríos con épocas de diversos estilos. Su obra llena de garbo y de alegría, ha enriquecido a Sevilla y a su bien ganado parentesco latino con Venecia y Florencia […] Con el sol, su arquitectura tenía el color de los rosales, a fuerza de ladrillo rosa y ámbar, de azulejo verde y azul, de gotas de metal luciente”. (Rafael Sánchez Mazas)

Casa del marqués de Villamarta. Estilo regionalista (1917)

Casa del marqude Villamarta. Estilo regionalista (1917)

Casa de Laureano Montoto. Estilo modernista (1906)

Casa de Laureano Montoto. Estilo modernista (1906)

Es elegido arquitecto jefe de las obras de preparación de la Exposición Iberoamericana de 1929. Este puesto además le permite desarrollar sus dotes de urbanista y consigue la modernización de la ciudad de Sevilla a través de mejoras en infraestructuras, creación de un ensanche para viviendas y hoteles, y los pabellones de la Exposición.

Plano de la Exposición Iberoamericana de 1929.

Plano de la Exposición Iberoamericana de 1929.

Otro mérito del legado urbanista de Aníbal González es la creación de la calle típica sevillana, con naranjos y jardines similares a los que existían en las mansiones señoriales.

Calle típicamente sevillana.

Calle típicamente sevillana.

El 27 de mayo de 2011 se inaugura una estatua de bronce en homenaje a Aníbal González situada justo en frente de una de sus obras más emblemáticas: La Plaza de España.

Estatua de Aníbal González

Estatua de Aníbal González

Aníbal González realiza principalmente arquitectura civil y, aunque en menor medida, también arquitectura religiosa. En ésta última categoría destaca su Capilla de los Luises, obra a la que le dedico este artículo.

El proyecto de la Capilla de los Luises se sitúa en el entorno de otras construcciones religiosas: cerca de la desaparecida parroquia de San Miguel, en la plaza del Duque, y del antiguo convento-noviciado de la Orden de Frailes Mínimos de San Francisco de Paula. En 1866 la iglesia de este convento de frailes pasó a mano de los jesuitas, siendo incautada pocos años después por el gobierno de la I República y vendida a la Sociedad Bíblica de Londres,  pasando a convertirse en el primer templo protestante de Sevilla.

Habrá que esperar al año 1887 para que doña Dolores Armero y Benjumea compre el templo protestante, recuperándolo así para el culto católico y devolviéndoselo a la Compañía de Jesús bajo el nombre de Sagrado Corazón de Jesús. Los jesuitas deciden entonces comprar una serie de parcelas aledañas a esta iglesia para construir algunas edificaciones dedicadas a la espiritualidad ignaciana.

Una de estas edificaciones estará a cargo de la Congregación Mariana de María Inmaculada y San Luis Gonzaga, conocida vulgarmente como “Los Luises” (congregación mariana de fieles de espiritualidad ignaciana) que se especializaba en ocuparse de la vida cristiana de jóvenes varones, en su mayoría universitarios. El jesuita P. Carlos Gálvez encarga en 1917 a Aníbal González el diseño de un local para el uso por parte de la congregación de “Los Luises”  y de una capilla anexa al local. La parcela colinda en su parte trasera con la iglesia del Sagrado Corazón, y por la parte posterior con la calle de Trajano. Este es el origen de la conocida Capilla de los Luises, cuya construcción finalizará en 1919.

Fachada de la Capilla de los Luises a la calle Trajano.

Fachada de la Capilla de los Luises a la calle Trajano.

Fachada de la Capilla de los Luises

Fachada de la Capilla de los Luises a la calle Trajano.

Aníbal González diseña un edificio en estilo neogótico italiano que alterna las dos y tres plantas en altura. Como material utiliza el ladrillo visto en tonos rojizos, que aparece labrado en algunas partes del edificio.

Detalle de fachada de capilla de los Luises

Detalle de fachada.

Detalle de fachada de capilla de los Luises

Detalle de fachada.

A lo largo de toda la fachada el ladrillo aparece maravillosamente labrado en las alargadas cenefas compuestas por diminutas figuras de simbología cristiana entre temas vegetales.

Detalle ladrillo tallado.

Detalle ladrillo tallado.

Detalle de ladrillo tallado.

Detalle de ladrillo tallado.

Detalle ladrillo tallado.

Detalle ladrillo tallado.

Detalle ladrillo tallado.

Detalle ladrillo tallado.

También utiliza el ladrillo tallado en la preciosa portada de la fachada coronada por arcos polilobulados, en la cual sobre ella se encuentra la bella imagen de San Ignacio de Loyola, realizada por el escultor José Lafita Díaz (1887-1945).

Portada capilla de los Luises

Portada.

Imagen de San Ignacio de Loyola.

Imagen de San Ignacio de Loyola.

Detalle de la portada Capilla de los Luises

Detalle de la portada.

Detalle de fachada capilla de los Luises

Detalle de fachada.

La fachada concluye en su parte más alta en una serie de pináculos. En un extremo del inmueble diseña una original torre-mirador de planta cuadrada, abierta por sus cuatro lados, y rematada por una alta crestería (adorno muy utilizado en la época medieval con forma de crestas de gallo caladas).

Torre mirador Capilla de los Luises (Anibal Gonzalez)

Torre mirador.

Torre mirador

Torre mirador.

Observamos en la fachada magníficas rejas de hierro forjado diseñadas por el propio Aníbal González.

Reja en hierro forjado

Reja en hierro forjado.

Reja de hierro forjado.

Reja de hierro forjado.

El bellísimo interior de la Capilla de los Luises mantiene el estilo neogótico de influencia italiana. Un diseño de una perfección y limpieza de líneas admirable. De nuevo, Aníbal González, hace uso del ladrillo visto para la realización de las nervaduras de la nave, que parten de un friso de ladrillo labrado.

Interior de la Capilla de los Luises

Interior de la Capilla de los Luises.

También son de ladrillo visto las grandes columnas y bóvedas de crucería con nervios en los cuales se pueden admirar los plementos (espacios rellenos que se encuentran entre los arcos de una bóveda gótica de crucería).

Interior de la Capilla de los Luises

Interior de la Capilla de los Luises.

El único contrapunto al interior de ladrillo visto lo dan las cerámicas de gran variedad cromática que componen todo el zócalo. Fueron realizados en la fábrica de azulejos de Julio Laffitte, sobre cartones pintados por el gran pintor Gustavo Bacarisas. Sin duda son uno de los mejores ejemplos de pintura religiosa en cerámica modernista sevillana.

Detalle del zócalo hecho en cerámica

Detalle del zócalo hecho en cerámica.

En los laterales del presbiterio se sitúan las escenas de la Anunciación y la Natividad del Señor. Las catorce escenas del Viacrucis recorren el resto del interior de la Capilla de Los Luises. La luz entra tamizada al interior a través de tres vidrieras, de temática ignaciana, que dan a la calle Trajano.

Conjunto de vidrieras de capilla de los Luises

Conjunto de vidrieras.

El retablo, tallado en su color, contiene escenas de las vidas de los Santos de la Compañía de Jesús. Una imagen de la Inmaculada, inspirada en la Cieguecita del imaginero Martínez Montañes, preside el retablo. Todo ello es obra del el escultor Adolfo López.

Retablo y altar

Retablo y altar.

Aníbal González diseña el hermoso púlpito que es una auténtica filigrana de hierro forjado y dorado.

Detalle del tornavoz del púlpito

Detalle del tornavoz del púlpito.

Cómo muy bien dice Fernando Gª Gutiérrez, S.J. , delegado diocesano de Patrimonio Cultural de Sevilla: “Todo el conjunto  de esta obra de Aníbal González  es de un gusto exquisito, y es un edificio único en la arquitectura sevillana de comienzos del siglo XX”.

 

Dibujos y fotografías tomadas de Wikipedia, amiekaufman.com, doenjo.blogspot.com, siglosdesevilla.blogspot.com, maldonatiphotography.wordpress.com y arquitecturaycristianismo.com.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s